Exploren Versalles agarrados de la mano, paseando a su antojo; opten por una visita privada del palacio; regálense un pícnic en barco o una cena gastronómica a la luz de las velas; fotografíense en traje de época... No importa cuáles sean sus intereses, Versalles les ofrece mil y una formas de disfrutar de su escapada de enamorados.

Mélusine F.

Comiencen su día deambulando por el barrio de San Luis o el de Notre Dame en busca de los tesoros arquitectónicos de Versalles: hemos creado un itinerario a su medida. ¿Por qué no alquilar una bicicleta para peinar la ciudad? A menos que les tiente una visita guiada privada...

Si están de humor campestre, no se resistirán al encanto de los bosquecillos de los Jardines de Versalles, ni al de un paseo en barco en el Gran canal. ¿Y qué hay más romántico que una pequeña visita al Templo del amor, en el Dominio de María Antonieta?

Después de un día ajetreado, apreciarán un momento de relax en el Spa Gerlain antes de una cena romántica.

Por supuesto, su jornada terminará con un espectáculo: ¿son más de ir al teatro o prefieren un espectáculo a lo grande?

Si desean salirse realmente de lo habitual y gozar de una estancia única, nuestras agencias colaboradoras estarán encantadas de organizar el programa de sus sueños.

También le gustará...