¿Tendrá tan buen apetito como Luis XIV? «He visto a menudo al rey comer cuatro platos llenos de sopas diversas, un faisán entero, una perdiz, un gran plato de ensalada, dos grandes lonchas de jamón, cordero en su jugo al ajo, una bandeja de pasteles, y luego, además, fruta y huevos cocidos...».