A dos pasos del Palacio de Versalles y en pleno corazón del barrio histórico, la Sala del Juego de Pelota le depara una experiencia única. Parece como si el tiempo se hubiera detenido: encontrará documentos excepcionales, bustos y pinturas que dan fe de la importante historia que tuvo lugar en esa sala.

Una de las primeras salas deportivas de Francia

La familia real, apasionada por los juegos de pelota, mandó construir en 1686 un lugar dedicado al célebre juego de raqueta. El juego de pelota o de palma, precursor del tenis, se jugaba con una raqueta de madera.

Al entrar en la sala, le sorprenderá la disposición rectangular y la atmósfera tan particular que desprende. Se imaginará fácilmente al rey Luis XIV disputándose un partido jaleado por la reina y su corte.

Los inicios de la Revolución francesa

Doscientos años más tarde, el acontecimiento fundador de la Revolución Francesa y de la abolición de la monarquía –el célebre juramento del Juego de Pelota– tuvo lugar en esta sala del Juego de Pelota. En ella, se reunieron 578 diputados del Tercer Estado y se autoproclamaron «Asamblea Nacional». Juraron no separarse antes de otorgar una constitución a Francia. Unas semanas más tarde, el 14 de julio de 1789, el pueblo tomaría la Bastilla.

Dos años más tarde de la Revolución francesa, el pintor Jacques-Louis David inmortalizó este acontecimiento en su inmenso cuadro «El juramento del Juego de Pelota». ¿Sabría usted encontrar en él a los personajes de la época?

Información práctica

Apertura: 

De martes a domingo, de 14:00 a 17:45

Tarifa :

El acceso a la sala del Juego de Pelota es libre y gratuito.
Regularmente tiene lugar una visita guiada de la sala del Juego de Pelota: el precio de acceso es de 9 € por adulto.
Los grupos constituidos pueden reservar una visita guiada con nuestro Servicio para grupos rellenando el formulario.