Versalles tiene la reputación de ser un destino caro. No obstante, hay muchos sitios accesibles, ya sea gratuitamente o mediante una tarifa modesta. A continuación le contamos cómo disfrutar de Versalles sin tener que romper la hucha.

La visita al Palacio de Versalles es imprescindible. Puede acceder gratuitamente si cumple ciertas condiciones: consulte la lista completa de las personas eximidas de abonar la entrada.

Si no las cumple, tenga en cuenta que el pasaporte de 1 día y el pasaporte de 2 días le darán acceso al conjunto del dominio, a una tarifa razonable. Incluso puede beneficiarse de tarifas preferentes para otras atracciones, presentando su pasaporte.

Otra opción es planear su visita el primer domingo de mes, de noviembre a marzo: todo el dominio es gratuito para todos.

Enfrente del castillo, no se pierda la Galería de las Carrozas, que alberga la mayor colección de carrozas de Europa. La entrada es libre y gratuita para todo el mundo.

Cruce el patio y el Jardín de los aromas antes de continuar su visita por la Sala del Juego de Pelota, abierta gratuitamente al público por las tardes, de martes a domingo. Cerca de ahí, dé un rodeo por el Huerto del Rey: le costará unos euros, pero no se arrepentirá.

Haga una pequeña pausa en el Parque Balbi o el Estanque de los Suizos: el acceso es libre y podrá hacer un pícnic. A menos que prefiera sentarse a la mesa de uno de los restaurantes del barrio de San Luis o de la plaza del mercado...

Continúe su visita y retroceda en el tiempo en el Museo Lambinet, visitando un apartamento típico del siglo XVIII. Sin duda, también apreciará sus colecciones antiguas. Prevea 6 € por la entrada.

¿Le gustaría visitar nuestra ciudad con un versallés, para que le muestre «su» Versalles? ¡Déjese tentar por la experiencia con un Greeter de Versalles!

 

Restauración rápida