Prepare su visita

La historia de Versalles es muy rica. Su monumento emblemático, el Palacio de Versalles, atrae a numerosos visitantes llegados de todos los rincones del mundo. Puede que su objetivo sea ver el mayor número de cosas posibles en el mínimo de tiempo; y lo entendemos. Pero, si es para correr durante toda su visita, sin tomarse un tiempo para disfrutar un poco e impregnarse de lo que ve, ¿qué sentido tiene? Por lo tanto, estos son nuestros consejos para ayudarle a preparar su visita, con el fin de que guarde un recuerdo inolvidable.

¿Cuánto tiempo ha de prever para la visita del Palacio de Versalles?

Lo habrá leído en todas las guías turísticas: hace falta en torno a una hora y media para visitar el Palacio de Versalles. ¡Pero eso es sin contar la visita de los Jardines del Palacio, la Galería de las Carrozas, los Castillos del Trianón y el Dominio de María Antonieta! No verá la emblemática sala del Juego de Pelota, ni los espectáculos nocturnos...

No podemos sino recomendarle que se tome su tiempo, y que dedique al menos una jornada completa como mínimo a Versalles, o idealmente dos. Conozca nuestros consejos para organizar bien su programa de la visita.

¿Cuándo venir al Palacio de Versalles?

El Dominio del Palacio de Versalles se visita todo el año (salvo el 1 de enero, el 1 de mayo, el 25 de diciembre y los lunes): cada estación tiene su encanto, aunque los jardines sean más agradables los días de buen tiempo.

El periodo de mayor afluencia se sitúa entre mayo y septiembre, y los días más frecuentados son los martes, los sábados y los domingos. Esos días se recomienda llegar desde la apertura del castillo, a las 9:00, para aprovechar mejor su visita de los Grandes Aposentos y de la Galería de los Espejos. A continuación podrá descubrir el resto del Dominio y de la villa de Versalles a su ritmo.

Consulte las previsiones de asistencia del Palacio de Versalles antes de planificar su visita.

¿Hay otras cosas que visitar aparte del Palacio de Versalles?

En Versalles, todo es accesible a pie. Sería una pena no visitar la sala del Juego de Pelota, lugar emblemático de la Revolución francesa situado a tan solo cinco minutos a pie del palacio. Una vez allí, se encontrará muy cerca del Huerto del Rey. ¿Prefiere el bullicio del mercado? También se encuentra a cinco minutos a pie del castillo, pero del lado del barrio de Notre Dame. Y como el barrio de los Anticuarios es adyacente al mercado, seguro que le apetecerá callejear por allí.

Para comprender más fácilmente la ciudad, le recomendamos seguir una de nuestras visitas guiadas: en una hora y media podrá hacerse una idea de las riquezas que esconde.

¿Nuestro último consejo?

¡Llévese calzado cómodo! Va a caminar mucho durante su visita...